El niño venerado de 435 años
y las cien casas

El Niñopa es una imagen del Niño Jesús que se venera en los barrios Históricos de Xochimilco, Ciudad de Mexico, se trata de una escultura de madera realizada en el siglo XVI. Puede considerarse una de las imágenes de culto católico más antiguas de América.

El Niñopa no tiene un templo sino muchas casas, ya que se encuentra bajo la custodia rotativa de las familias de los barrios de Xochimilco que fungen como sus mayordomos. 

Niñopa es un vocablo, que según la etimología popular, debe entenderse como Niño del pueblo, donde -pa es apócope de la palabra pueblo.

De acuerdo con la tradición cada día 2 de febrero, Día de La Candelaria, la parroquia de San Bernardino es el escenario para el cambio de mayordomo, quien será el responsable de la custodia y cuidado de la venerada imagen. Actualmente hay que esperar alrededor de 45 años para ser su mayordomo. Los vecinos acuden a presenciar esta emotiva celebración y  también llevan a bendecir a sus niños dios que también andan estrenando ajuar. 

El mayordomo tiene que acondicionar o construir una casa para acomodar los más de 5,000 ropones, así como cunas, cuadros, muebles, juguetes, cobijas y joyas que el Niñopa tiene, cuidarlo día a día, cambiarlo de ropón y arrullarlo en las noches.

El 2 de febrero, el mayordomo debe tener listos el altar, la recámara especial del Niñopa, comida para miles de personas, música de banda, mariachis, una comparsa de chínelos bailadores, adornar las calles con papel picado, el arco de bienvenida, fuegos artificiales y desde luego, el flamante y hermoso ropón que ese día a las 12:00 el adorado Niñopa estrenará para la misa de La Candelaria y portará al llegar a su nueva morada, en medio de una impresionante procesión formada por miles de personas. No se necesita ser invitado para asistir, pues a todos los presentes se les sirven tamales sin distinción alguna.

¡Viva el Niñopa! 
¡Vivan las tradiciones!